Otro avión abajo

Cuando le pregunté a Leo Quinteros, años atrás en la guarida de mis amigos Los Sillas Musicales en Tunquén ¿Qué significa eso de que hay un avión en llamas en la Antártica? él me dijo, lejos de cualquier respuesta esperada «que está la cagada!!» cerrando la frase con una risa que imagino no tenía cuando insertó la frase en su canción.

Antártica es una canción que habla de ruptura, de ruptura amorosa. Cada frase punzante, filuda, es como una escalactita a punto de caer sobre el pecho de quien yace agónico en el suelo. Su atmósfera es fría como hielo gélido, es un retrato de la impotencia y la distancia que nos desdibuja ante lo imposible…»perdonar en automático». Ni siquiera el lenguaje es una herramienta. El dolor se esconde bajo la punta del iceberg.

Llena de imágenes, Antártica es sin duda una canción que se inscribe en el cancionero nacional, pero el no oficial, como un jeroglífico destinado a leerse siglos más tarde, siendo descifrado el único día que queda «un jueves a las 3»

Pase a escuchar.